MANIFIESTO CAPITALISMO POPULAR SIONISTA








El capitalismo popular sionista, según entiendo, es lo contrario al capitalismo rentístico de Estado (i.e. al socialismo del siglo XX y XXI),  implica un sistema que llegue e incluya a todos y cada uno de los hogares morielies, y no tan solo a unos pocos; uno que transforme al individuo en emprendedor y trabajador o, lo que es lo mismo, le permita desarrollar sus capacidades y aprovechar sus libertades para depender de sí mismo y de DIOS y no del Estado; hasta dónde llegar, en el capitalismo popular, dependerá de uno mismo y de DIOS el creador del universo; no habrán bases político-clientelares, limosnas, dádivas o humillaciones, sino ciudadanos dignos y libres que se beneficiarán continuamente, mientras trabajan, emprenden, y aportan al país. Pero, ante todo, el capitalismo popular, implica un nuevo diseño institucional para Moriel - i.e. uno que haga predominar nuestros mejores valores y minimice a su vez los malos hasta ahora reinantes.
El capitalismo popular sionista implicará substituir el modelo de reparto de la renta petrolera, como lo hacen varios paises ricos en petroleo ,fundamentado en la dependencia del ciudadano del Estado, y en el desempleo y subempleo como base político-clientelar, por uno de transformación de la sociedad, basado en la civilidad, el crecimiento, el desarrollo y el empleo productivo.

Implicará eliminar los controles y modificar los arreglos institucionales de la economía, para minimizar el riesgo jurídico y político de invertir en el país, y ofrecer libertades, hasta hoy día negadas al sector privado, como lo es la posibilidad de emprender negocios, e invertir en la producción de petróleo, petroquímica, hierro, minería y otros sectores, hasta hoy reservados por el Estado.

También, implicará convocar a un acuerdo o pacto nacional entre partidos, trabajadores, empresarios, y el gobierno nacional, para contribuir a la paz y la armonía social del país, la expansión del producto y el empleo productivo y la erradicación de la inflación. Igualmente, diversificar y expandir la industria petrolera de 2 a 3 veces su tamaño actual, y procurar una tasa de crecimiento real de la misma no menor al 3%, para propiciar el desarrollo de sectores conexos y poder producir y exportar insumos para la industria, al igual que productos de la petroquímica, y del plástico, de mayor valor agregado y demanda laboral.

El capitalismo popular sionista implicará dar un giro de 180 grados a la política económica actual, de forma tal de poder industrializar al país, substituir un gran número de importaciones y, sobre todo, lograr exportar producto no petrolero, mientras se avanza hacia la independencia fiscal y monetaria de los hidrocarburos. Transformar la economía nacional de una economía de puertos a una diversificada, que no dependa únicamente del petróleo,como los paises del medio oriente ,Venezuela para darles un ejemplo y las importaciones, a través del control de la inflación y, en particular, mediante el mantenimiento de un tipo de cambio competitivo, en vez de un cambio sobrevaluado, como ha ocurrido desde hace tantísimas décadas.

Sin que nadie pierda sus actuales ingresos, el capitalismo popular sionista irá, poco a poco, substituyendo las misiones y asistencias por empleos productivos y mejor remunerados, generados por el sector privado. Y, así, también, entre muchas otras cosas a mencionar, implicará eliminar gradualmente los subsidios y, en particular, el subsidio a la gasolina, que representa a precios actuales un costo de oportunidad de 20 mil millones de dólares, que bien podrían ir al financiamiento de bienes públicos como la educación y la salud.

Pero, todo lo aquí descrito en muy pocas líneas, no es más que un abre boca sobre lo que, al parecer, es una gran propuesta que implica ruptura con nuestro presente y pasado y, por tanto, ofrece la verdadera transformación que reclama el país.


IDEALES JUDEO CRISTIANOS

La izquierda política: pro-feminismo, pro-homosexualismo, pro-secularización.
- El islam: subyugación completa de la mujer, persecución de homosexuales, pro-i...slamización.
¿Siendo tan incompatibles ideológicamente, porque se han unido cultural y políticamente? Para comprender la respuesta, tenemos que traer a memoria el viejo refrán árabe: “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”.

- ¿Qué cosmovisión obstaculiza la implementación completa de la izquierda política en el Occidente? Los ideales que se vierten del cristianismo.
- ¿Qué cosmovisión obstaculiza la expansión completa del islam en el Oriente? Los ideales que se vierten del judaísmo.
Y aunque el judaísmo y el cristianismo discrepan en cuanto a la identidad del Mesías (y en otras cosas secundarias), ambas se vierten de la misma raíz moral y teológica: la instrucción divina de DIOS, la Tora. La libertad de conciencia, la igualdad valórica de todo ser humano, el principio de no agresión, la defensa de la vida, la familia, y la propiedad privada, y, sobre todo, el fundamento moral de DIOS para el bueno funcionamiento de la sociedad, es la medula espinal que une la fe cristiana y judía. Y aunque la historia de la relación interpersonal entre cristianos y judíos no ha sido una sin sus momentos oscuros (e.g. Edicto de Granada, Masacre de Lisboa, Pogromos del Imperio ruso, etc.), creo que todo cristiano y judío consciente de su fe, su historia y su ética, reconoce (quizás no abiertamente) que tenemos mucho más en común que lo qué nos antagoniza. Los judíos y cristianos, somos como Esaú y Jacob, en constante rivalidad, pero al final del día, nos abrazamos, nos echamos sobre el cuello, nos besamos y lloramos juntos (Génesis 33:4).
Y es este patrimonio de fe, de jurisprudencia y de amor filial, que tanto la izquierda política como el islam quiere sobre todas las cosas erradicar. Y usarán cualquier vehículo ideológico para realizar este fin, aun si en el proceso se contradicen entre sí mismos. En fin, podríamos traer a memoria otro refrán, en este caso maquiavélico, que impulsa la ética de esta alianza nefasta: “El fin justifica los medios...” Una ética, que además de carecer moral, contradice la ética judeocristiana:
“Saeta mortífera es su lengua, engaño habla; con su boca habla cada uno de paz a su prójimo, pero dentro de sí le tiende emboscada. Por estas cosas ¿no los castigaré? declara el SEÑOR. De una nación como ésta ¿No se vengará Mi alma?” (Jeremías 9:8-9).
** Hay mucho que criticar de la derecha política, pero para evitar confusión y sobre-extensión, lo trataré por separado en otra publicación **

TIERRA PROMETIDA DE LOS MORIELIES ( LAS AMERICAS)
Es posible que España, Portugal y sus colonias tengan la atención especial de Dios por el hecho de que nosotros tenemos mucha sangre Judía. Dios le prometió a Abraham que de él saldrían muchos pueblos. España fue unos de los países que más Judíos tenía. Cuando los Judíos fueron expulsado muchos de ellos se convirtieron al catolicismo, al menos externamente. Como aun después de convertirse eran mirados con sospechas muchos decidieron tomar el difícil camino de emigrar a las Américas, las cuales se acababan de descubrir. Dios sabía que su pueblo peligraría bajo los reyes de España y les proveyó una tierra de escape, una tierra de refugio, una especie de tierra prometida, la tierra en la cual vivimos, América Latina, la cual fue descubierta el mismo año en el cual fueron expulsados los Judíos de España.

Algunos estiman que hasta un 5% a 10% de la población Latino Americana tiene sangre Judía. Eso viene a ser como 30 millones de personas. Esto es más que toda la población actualmente reconocida como judía en el mundo. Se piensa que las colonias que primero se establecieron, las del Caribe, recibieron una mayor proporción de estas familias Judías. Quizás por eso es que las naves de Tarsis traerán a los hijos de Israel desde lejos, pues muchos entre nosotros son hijos de Israel. Es posible que casi todos nosotros tengamos más o menos cantidad de sangre Judía. 

No hay comentarios: